Enviado por Jose el Jue, 17/03/2016 - 12:12
No es lo que soy, es lo que crees que soy
Marketing | Información |  Jueves 17 Marzo 2016

Recuerdo que cuando era pequeño mis padres me regalaron un libro, una de esas cosas con páginas y letras dentro, llamado Un cuento para cada día del año, y cada cuento venía con una especie de moraleja de la cual se suponía que tenías que aprender un valor o un principio ético. Uno de los cuentos hablaba de dos amigos, uno de los cuales era el inteligente y trabajador y el otro se aprovechaba de él. El amigo aprovechado fue subiendo en el escalafón social hasta ser primer ministro gracias a los consejos y sabiduría del amigo, hasta que un día el amigo muere por causas que nos se acaban de explicar -en el fondo era un cuento para niños- y el trepa, como moraleja, simplemente dimite de todos su cargos sin decir la verdad, ni confesar, ni siquiera un recuerdo a la persona que uso para llegar hasta su posición.

Esta moraleja me indignó tanto que creo que estuve de morros con la humanidad desde entonces. La idea de que uno podía robar y abusar de la bondad y sabiduría de otro, pero que si llegaba el caso que ya no podía seguir aprovechándose como una sanguijuela lo único que tenía que hacer era dimitir y aquí paz y después gloria.

La injusticia que leí de pequeño es algo que he visto de cerca, tanto a nivel personal como a nivel de empresa, personas que proyectan una imagen de lo que no son realmente y que a través de ella y de los contactos, amigos y becarios, consigue una imagen que no se corresponde con la realidad.

Reconozco que esto es más una pataleta que otra cosa, porque cada cual tiene las habilidades que tiene. Yo tengo un grave problema con las entrevistas de trabajo, no se venderme, no soy capaz de ver que tengo de extraordinario o mejor que otro candidato cualquiera, a pesar de que si miras mi CV ves que tengo un track record importante de éxitos. A pesar de esto, creo que lo que hago no es magia ni hay que ser especial, simplemente con tener dos dedos de frente y confiar en tu equipo los resultados salen. Estos perfiles, son capaces de convencerte de que su forma de freír un huevo supera al propio Ferran Adriá y lo dicen sin sonrojarse.

Quizás lo que afirman decir que son es algo real, pero cuando las nieves del tiempo platean tu sien, ya sabes más por viejo que por diablo y, siguiendo con las frases hechas, arrieros somos y en el camino nos encontraremos. A muchos de estos los conocemos todos y sabemos de que pie cojean y que lo que aparentan saber no es más ni menos que lo mismo que cualquier otra persona mínimamente informada sabe. Pero a pesar de esta realidad, unos trabajan y otros proyectan una idea, y los que se quedan con la parte del león.

Pero así somos los humanos, hoy he leído que lo que todos pensamos que funciona para crecer en el entorno laboral, la meritocracia, no funciona incluso en profesiones más técnicas. Sólo el 15% de los ascensos se basan en esta premisa y el resto es cuestión de networking y politiqueo.

Esto es definitivamente una estocada a mi filosofía, porque a partir de aquí, o me voy a plantar patatas al campo o acepto que las normas del juego son las de pretender y aparentar, que lo fundamental no es lo que sabes hacer sino lo que te consigo hacer creer que se hacer.

Definitivamente no es una buena noticia, pero los datos son los datos. Quizás algún día podamos cambiar las reglas, pero lo que no podemos hacer es quedarnos con cara de tontos, toca invertir en venderse, venderse y volverse a vender, esto que se hace llamar Marca Personal. Luego ya veremos que datos reales hay para sustentar nuestras afirmaciones, pero de entrada, hemos de cruzar el umbral de los que saben y hacen, para pasar al sector dónde están los que la gente cree que saben y hacen.

7

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Que inventen (o trabajen) ellos

Que inventen (o trabajen) ellos

Estamos viviendo el mayor proceso de externalizacion de trabajo desde hace mucho tiempo, el problema es que ya no es la estructura de subcontrata mas subcontrata, sino que incluso la relacion empleado-trabajador-cliente se ha roto en todos los sentidos posibles.

La futilidad de las proyecciones a largo plazo

La futilidad de las proyecciones a largo plazo

No creo que haya ninguna duda en que vivimos en un universo mecánico, si se conocen las variables que afectan a un evento es conceptualmente sencillo determinar lo que ocurrirá en cualquier momento del tiempo. Este ha sido el enfoque de la física clásica, de la ciencia económica y de cualquier rama del conocimiento, el futuro está determinado.

Algunos de los peligros de la red

Algunos de los peligros de la red

Internet es maravillosa, pero no todo es purpurina, unicornios y musica de violines.