Enviado por Jose el Mié, 24/03/2021 - 17:00
Gestión de estres

Gestión de estres

por Jose Salgado
Dirección | Gestión de Empresas, Utilidades |  Miércoles, Marzo 24, 2021 - 17:00

Permitidme que infle ha hostias al desgraciado que en una reunión dijo, con ese aire sobrado y de domador de leones con exceso de gomina, mi equipo rinde al 120%

De entrada, es complicado rendir un 120%, pero asumamos por el bien de la lógica que se puede superar el mágico número cien y sin implosionar. Y no solo eso, sino en todo momento y en toda situación. Gente trabajando como si se fuera a morir mañana, haciendo ochenta horas semanales, trabajando sin límites, sin poner freno, sin vida social, sin descanso, alimentándose mal y poco. ¿Que tipo de líder es este? ¿Qué se puede esperar a nivel ético o moral de un gestor de esta calaña?

Como se puede tener toda tu gente, los que al final te sacan las castañas del fuego, a base de hacer más horas que un reloj y soportando un nivel de ansiedad que sería más digno de internar en un balneario que de asignarle más tareas. Me imagino que se consolará con la frase de yo ya pase por eso y no tengo ningún trauma. Si usamos el planteamiento de a mi me paso o yo lo hice por lo tanto los demás han de pasar por lo mismo quizás nos asuste a que tipo de sociedad queremos llegar.

Pero no puedo negarle que es un superviviente, ha pasado por encima de todos sus compañeros para llegar a donde está, con lo que aplicando el principio de Peter, y basándose en una psicología de psicópata y narcisista -que es lo que predomina en los mandos altos- creen que están ungidos por un manto de autoridad infusa y el mundo le debe pleitesía.

Lo más triste es que este tipo de perfiles son los que consiguen beneficios rápidos, eso sí, a costa de sacrificar a toda una generación de trabajadores. Pero como a día de hoy los accionistas no duran más que unos pocos meses, y saltan de empresa en empresa buscando rentabilidad y no ética, son los que ellos mismos promocionan en los puestos de mando.

Quizás me queráis vender la idea de la responsabilidad social corporativa y todas estas tonterías que sólo sirven para tapar este tipo de tropelías, pero yo soy muy fan de Santo Tomás, o lo veo o no lo creo. Como va a ser posible que los mismos que promocionan y fomentan este tipo de prácticas, personas que luego dan el salto a fundaciones, partidos políticos o estructuras de poder con alto nivel de influencia, sean los mismos que pongan el grito en el cielo con estos abusos.

Reconozcamos que es poco probable y todos nos vemos sometidos a una carrera de ratas intentando conseguir la última miga de pan que cae, confiando en acumular para ser más grande, más fuerte y con más influencia para ser el siguiente en la línea sucesoria del poder. Spoiler: nunca se suele ser sino se se ha estudiado en las escuelas -caras no por precio sino por filtro de cuna- de negocios de turno.

¿Y porqué aceptamos esto?, porque muchos no tienen otra opción. En un país con un paro de más del 20% uno no trabaja de lo que quiere sino de lo que puede. Llega un momento en la vida de una persona en que si que tiene algo que perder, tiene una hipoteca, un hijo, una familia, y ha de aceptar condiciones tan poco dignas que si su padre lo viera se avergonzaría de la sociedad que dejo a su hijo.

Quizás, por eso, es importante saber gestionar este estres que nos regala la sociedad que tenemos. Medios que están al servicio no de la noticia sino del poder, empresas que no cuidan a sus trabajadores sino a sus accionistas, accionistas que no cuidan su entorno sino su beneficio. El egoísmo nos arrastra a lugares muy peligrosos.

No se cual es la solución, pero un paso sería publicar un índice de diferencias salariales, para que los que al final compran -que somos la mayoría- podamos tomar decisiones con lo que más influye en la gestión de la empresa, el dinero.

Si, creo que lo ideal sería información, pero bien presentada. Esto sería lo ideal, vivir en un sistema simétrico donde sepamos que ocurre en la empresa que compramos servicios. Y ahora que lo pienso, portabilidad. Si una compañía tiene actitudes poco éticas como colocar políticos en consejos de administración o espiar a la competencia o subvencionar actividades que nos repugnan, poder cambiar con dos clicks de ratón (nota mental, esto sería algo que habría que implementar ya con los bancos).

En resumen, que hay que generar estrés positivo para lidiar con la vida profesional o al revés o simplemente porque es divertido pasárselo bien.

Película[1]


[1] The Sixth Sense

15

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Sin marca, no hay ventas

Sin marca, no hay ventas

Podemos estar de acuerdo en como algunas personas y empresas generan marca y su discutible etica en el proceso de construccion. Es cierto que algunos invierten mas tiempo en crear una imagen que en realmente trabajar en lo que se supone que son expertos.

Conocer y entender

Conocer y entender

Afirmamos que estamos en la sociedad del conocimiento, que nunca fue mas facil acceder a la informacion y poder avanzar hacia un lugar mas igualitario y con mas capacidad analitica.

Las redes sociales no sirven para buscar trabajo

Las redes sociales no sirven para buscar trabajo

Actualmente, se publicita o se intenta vender que las redes sociales son utiles para encontrar trabajo o mejorar profesionalmente.