Enviado por Jose el Lun, 17/08/2015 - 11:11
Que inventen (o trabajen) ellos
I+D | Gestión de Empresas, Servicios profesionales |  Lunes 17 Agosto 2015

Estamos viviendo el mayor proceso de externalización de trabajo desde hace mucho tiempo, el problema es que ya no es la estructura de subcontrata más subcontrata, sino que incluso la relación empleado-trabajador-cliente se ha roto en todos los sentidos posibles. Se ha dado el salto de subcontratar a la gestión de freelances, de trabajadores por cuenta ajena con las limitaciones de los asalariados y los riesgos de los autónomos. Estos se han de plegar a las condiciones del intermediario y aceptar los costes y riesgos.

No vamos a rasgarnos la vestidura, el autónomo siempre ha funcionado a su aire, pero el poco poder que tenían para negociar ha desaparecido víctima de influencers y generosas -y onerosas- campañas de marketing. Y todo hay que decirlo, les ha funcionado a la perfección, una multinacional con reservas financieras para sacar a Grecia de la crisis es vista como la víctima y los autónomos los que se resisten al cambio, y los clientes -el público en general- aplaudiendo con las orejas sin darse cuenta que la próxima vez que doblen las campanas será por ellos y ya no quedará nadie para defenderlos.

A mi no me sirve el argumento que todos son libres para negociar, porque en el fondo esto es una pérfida mentira, o aceptas los contratos o no entras. Del mismo modo que tampoco me sirve que quién quiere aceptar las condiciones es libre de hacerlo porque nadie le obliga. Es de cajón que nadie va con una pistola para obligarle a firmar, pero no es menos cierto que las condiciones socioeconómicas fuerzan a muchos a aceptar condiciones que no se aceptarían en un país normal. 

Tiene su gracia esta esquizofrenia hipócrita en la que vivimos. Nos parece bien que un trabajador de estas empresas estén ejerciendo una posición de abuso, saltándose -o ellos o sus freelances-, pagando unos salarios que cubren en pocas ocasiones los costes, y por otro lado nos escandalizamos de las condiciones laborales de empresas en el tercer mundo, del trabajo infantil y de que malas son las multinacionales clásicas. Me resulta sorprendente que no vean los paralelismos entre las dos situaciones.

Otro punto que hace que mi fe en la sociedad vaya disolviéndose cada vez más como un pez de hielo en un whisky on the rocks es como la sociedad, desde posiciones políticas absolutamente incompatibles, defienden a este tipo de empresas como si les fuera la vida en ellos. Los liberales porque no se pueden poner vallas al campo, y los comunistas porque odian a muerte cualquier tipo de empresa, ya sea un taxista o un hotelero, pero curiosamente veneran como un nuevo dios estas corporaciones surgidas de la era de la tecnología.

Soy un fan de la responsabilidad, y acepto que quién arriesga su dinero, tiempo y trabajo, ha de tener su retorno en beneficios. Lo que no puede ser es que se tengan los beneficios sin aceptar la responsabilidad. Del mismo modo que me sangran los ojos cuando se rescataron a los bancos, me duele en el alma cuando estas empresas siguen en su senda de expulsar a cualquier disidente, no sean responsables en absoluto de como se ofrece su servicio, de respetar la normativa legal, y de garantizar cierto nivel mínimo a sus trabajadores.

Me podréis decir que en una empresa clásica el directivo va a apretar las tuercas al trabajador hasta límites poco éticos. Es cierto, pero del mismo modo que hará eso, también será responsable de cumplir las normativas, de tener los trabajadores asegurados, de darles vacaciones, de proveerles de todo lo que reclama la ley para protegernos a nosotros como sociedad, y a ellos como personas. Si omite algún punto, puede ser demandado, lo cual no ocurre con este nuevo modelo de economía. 

Además, en las empresas clásicas puedes -y depende de cuantos trabajadores tengas están obligados- a tener sindicato. Vale que han perdido gran parte de su valor por dedicarse a comer marisco, pero tienen la capacidad de forzar ciertos aspectos, lo que no ocurre cuando todos son trabajadores autónomos y externos, no existe el requerimiento legal de tener un representante, lo han de montar ellos mismos con sus propios recursos. Y si alguno tiene la tentación de decir que “lo monten” deberían ser consciente de la disparidad de fuerzas entre ambos lados.

Con lo que yo si estaría a favor de todo este tipo de la mal llamada economía colaborativa, lo lógico sería llamarlo capitalismo salvaje- pero con un pequeño detalle, que sean responsables de su cadena de producción, no se hasta que punto se puede legislar pero no por ser complicado no debemos de dejar de mirarlo.

5

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Cuando el dinero no es el factor más importante, el caso GameStop

Cuando el dinero no es el factor más importante, el caso GameStop

Esta semana hemos estado entretenidos con el caso de Game Stop[1]. Para lo que no estén al día, el resumen rápido es el siguiente. Una empresa tiene una valoración baja y todo apunta que va a ir a peor, con lo que los inversores toman posiciones a corto (que es apostar a que va a bajar la acción todavía más) esperando a sacar unos jugosos beneficios. Mientras tanto, una irreductible aldea llamada foro, un grupo de rebeldes optan por comprar acciones de la misma empresa para forzar que el precio suba.

¿La tecnología es neutra?

¿La tecnología es neutra?

Cuando las críticas contra la tecnología aparecen, uno de los argumentos más utilizados es que la ciencia es neutra, no tiene la culpa de que se use la tecnología nuclear, fisión o biología para fines más dignos de una película de terror que para crear un avance significativo para la humanidad.

Ecosistemas en tecnología

Ecosistemas en tecnología

Cuando uno vive siempre en el mismo lugar y siempre va a los mismos sitios con las mismas personas y se informa siempre mediante los mismos medios, es incapaz de entender que existen otras alternativas, y de que muchas veces, estas otras visiones y experiencias de la realidad pueden ser incompatibles unas con otras.