Enviado por Jose el Vie, 29/05/2015 - 11:11
Encontrar al mejor abogado
Legal, RRHH | Gestión de Empresas, Servicios profesionales |  Viernes 29 Mayo 2015

En el momento de cubrir una necesidad legal suelen ocurrir dos cosas, la primera que es ya demasiado tarde, y la segunda, que el abogado que hemos escogido no siempre es la mejor opción para nuestras necesidades. En el mundo de los servicios de alto valor añadido, suele ocurrir que la selección se haga basándose en criterios muy poco sólidos.

Quizás nuestra selección esté basada más en marketing que haga el profesional, campañas de publicidad, SEO/SEM. Es como aquellos juguetes que vendían con el sello de Anunciado en TV. No tengo nada en contra de este tipo de acciones y es más que probable que en algunas ocasiones lo que dicen que son correlaciona con lo que realmente son, pero detrás de toda la imagen que existe lo único sólido que podemos constatar es la visión en que la percepción es más importante que la realidad, y de ello su inversión en publicidad. Pero del mismo modo que quizás pueda comprar un billete de avión usando google, tengo mis dudas que para encontrar al mejor cirujano cardiovascular aplique el mismo principio. Es poco creíble que me deje operar por alguien que tenga un anuncio que diga Opérate ahora y te regalamos el ebook 100 consejos de post-operatorio que nunca te han contado, y lo mismo se aplica en el mundo de los servicios legales.

Siguiendo con la lógica, el segundo camino es usar tus contactos. Confiamos que en algún momento alguno de ellos haya necesitado a un profesional y que quizás nos pueda recomendar uno. El primero problema es que el universo de profesionales que este técnica puede abarcar está muy limitado por el alcance de nuestra red, con lo que es más que factible que no se escoja al mejor sino al que alguien conoce dejando de lado al realmente óptimo para nuestras necesidades por la sencilla razón que invierte más tiempo en trabajar que en hacer amigos. Si esto no fuera poco, tampoco sabemos si es el más adecuado para nosotros, sino que alguien de nuestro entorno ha tenido relación -no sabemos si profesional o no-, y desconocemos en que contexto. Es como si yo le pido a mis contactos un experto para que me haga un retrato de mi familia y acabo hablando con un pintor, de brocha gorda. Ambos dos trabajan con pintura pero no son necesariamente la especialidad que necesito.

Otra vía para encontrar al mejor es recurrir a los directorios de profesionales, algo que parece que funciona muy bien en internet porque no tiene demasiados operativos. Abres una web sobre dentistas y dejas que todos los dentistas -o los que dicen serlo- se apunten. Creas directorios por especialidades y regiones y que cada cual se mantenga su perfil y sus valoraciones, lo único que ha de hacer el que opera la pagina es optimizar el seo y empezar a vender los datos tanto de los dentistas, como de los que buscan dentistas y poner un par de banners. El problema es que nadie verifica si son buenos o son malos y la valoración es algo discutible porque a la que un dentista recibe una valoración alta ya no hay manera de superarlo. Finalmente, y no menos importante, nadie asume el riesgo de la selección, con lo que te encuentras como en el punto uno, pero con un universo más acotado.

La última opción es la que yo llamo salvavidas. Es escoger un profesional no tanto por su capacidad sino porque nadie nos podrá discutir la selección, es la aplicación del eslogan No han despedido a nadie por contratar servidores IBM. Aquí no se busca tanto la calidad del servicio sino proteger el propio puesto laboral ante la dirección. Si contratas a una consultora y escoges a Mckinsey te podrán discutir que quizás son caros -que lo son y mucho- pero no el resultado y la calidad, y si por un casual el resultado es un desastre siempre te podrás escudar detrás del sello de Boston Consulting Group o Mckinsey o el que sea. 

Por estas mismas razones se necesita un servicio que elimine la incertidumbre de estos puntos, sobretodo de los tres primeros, y ofrezca un servicio que ofrezca la solución a base de profesionales certificados y validados, y que encima de todo esto sea capaz de ser responsable del resultado. Una empresa que no nos ofrezca un mero listado de resultados, sino que nos construya un equipo legal ad-hoc para cada problema puntual que nuestra empresa pueda tener, pero si entrar en los sobrecostes que empresas de servicios de gran tamaño han de soportar.

4

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

El teletrabajo no era esto

El teletrabajo no era esto

Hace más tiempo del que quiero recordar, desde anorta habíamos apostado por el teletrabajo. Han sido años no solo proclamando las virtudes y ventajas de este sistema, sino que éramos de las pocas empresas que lo aplicában.
La felicidad, como el éxito, no es una meta sino un residual

La felicidad, como el éxito, no es una meta sino un residual

¿Os acordáis cuando en matemáticas y os tocaba resolver un problema[1]?. Era importante conocer las fórmulas, pero antes de ponerse a pensar o de aplicar soluciones, lo primero era entender el problema y como podríamos resolverlo. ¿Y cuantas veces hemos suspendido porque en vez de pensar, nos hemos lanzado sin comprender que es lo que estaban preguntando?. Esto nos ha ocurrido a todos alguna vez en la vida y también en todos los ámbitos, ya sea laboral o profesional.

Influencer o currante

Influencer o currante

Siete de la manana, sentado en la cocina tomando un cafe leyendo la prensa mientras hacia tiempo para despertar a los ninos y empezar la rutina. Voy deslizando el dedo por el lector de feeds y me encuentro con este titular: 'Influencer' sociable o trabajador incansable... ?Que prefieres ser?.