Enviado por Jose el Lun, 25/04/2016 - 12:12
Que es mejor, estar desinformado o no estar informado
RRHH | Información |  Lunes 25 Abril 2016

Ayer fue Sant Jordi, un día bastante especial en Cataluña y dónde por razones que me parecen de lo más peregrino, nos dedicamos a regalarnos libros y rosas. Es la fiesta del libro por excelencia y Barcelona se llena de paradas de flores, y sobretodo, de autores que vienen a firmar sus libros para los pocos lectores que quedan.

Este mi mujer participaba en un homenaje a uno de los fotógrafos más importantes, o como mínimo autor de una de las imágenes más icónicas de la transición, Marc Armengol[1]. A través de un iniciativa de ex-alumnos suyos para recaudar fondos para ayudarle a superar un mal momento de su vida, mi mujer se apuntó al carro y colaboró con parte de los textos que acompañan a las fotos y catálogos.

Pensando en la importancia que tuvo en su momento la presión de la prensa en el cambio de régimen que vivimos, hoy he leído este artículo[2] en Medium. En él el autor se plantea estar 20 días sin leer prensa y nos ofrece un argumentario sobre lo que está ocurriendo ahora, en parte basado en un artículo de Café amb llet[3] que afirma que los medios de comunicación están en manos de la banca, y que esto no puede ser bueno por definición.

Estoy de acuerdo en las bases del artículo, los medios de información dependen no ya de sus lectores -que nunca ha sido así si nos ponemos estrictos- sino que están atados de pies y manos con entidades financieras, y lo que no se comenta, responden a conglomerados superiores los cuales desconocemos.

He buscado una infografía que leí hace ya un tiempo sobre quién controla los medios de comunicación en el mundo, pero a lo más que he llegado ha sido a uno sobre EEUU[4]. No deja de ser preocupante que un mercado de trescientos millones esté controlado sólo por seis corporaciones, y eso que no contamos con la influencia que pueden ejercer en el resto del mundo, porque tenemos la extraña costumbre de estornudar cuando en el lejano oeste se constipan.

Por cierto, mientras buscaba documentación, me he encontrado con otro infográfico que todavía pone más los pelos de punta. Quién controla las empresas de alimentación[5], y te das cuenta que comas lo que comas, la ilusión de elección es algo patente porque acabas aportando tu granito de arena a estas megacorporaciones con productos que ni se te ocurriría que tendrían sus tentáculos puestos en ellos.

En todo caso, y volviendo a la temática central, creo que hay dos factores importantes a tener en cuenta. El primero es tener la información del último beneficiario para poder tomar decisiones informadas. Si se que un periódico depende en última instancia de cierto grupo puedo optar por comprarlo, no comprarlo, y en el segundo caso, saber aplicar el filtro adecuado para dejar fuera de todo el proceso a los sesgos que invariablemente se van a producir. Esto es imposible hacerlo si desconozco de que pie cojean.

El otro punto importante es no contentarte con un solo proveedor. Todos tenemos nuestra visión del mundo y la vamos a transferir de forma inconsciente en nuestra forma de comunicar, con lo que la opción más inteligente es usar más de una fuente para poder tener una visión coherente del mundo. Aunque ya os aviso que esto no es la solución final, yo vivo a cincuenta metros del hundimiento del metro en el Carmelo[6] y leía determinada prensa en aquella época. Era realmente fascinante ver lo que se publicaba en la mayoría de medios catalanes y lo que yo personalmente vivía en el barrio que me ha visto nacer y me ha soportado durante casi cuatro décadas- El resultado de todo esto está claro, desde entonces ya no veo TV3, no compro ningún diario catalán y para tener información de lo que ocurre aquí opto por la radio y las páginas web -que no me cuestan dinero-

Así que veo que la disyuntiva no está tanto entre estar informado o no, porque asumimos que le coste de estar bien informado es demasiado alto para la mayoría de personas. La opción que se nos plantea es si es mejor estar desinformado o no estar informado.

Me tienta mucho contestar que la segunda opción, como mínimo sabrás que no tienes la más remota idea, no tendrás ni datos ni criterio, pero no habrás perdido el tiempo ni el dinero en intentar tener una opinión informada. Por el contrario, si estás desinformado creerás que sabes de que hablas, cuando en realidad estás haciendo de repetidor de noticias sesgadas, y te habrás tirado tu tiempo.

Pero me resisto a aceptar la derrota de las personas, quiero creer que si vale la pena estar informados, vale la pena leer varios medios para tener más de un punto de vista, el invertir una hora al día para repasar el día a día desde el punto de vista del interés de los mass media, porque sino lo hacemos estaremos a su merced y una persona desinformada no puede tomar decisiones, o como mínimo no debería.

Esta vez no es película, sino foto[7]


[1] Amics Manel Armengol va néixer el febrer del 2016. La llavor en van ser un grup d’antics alumnes del Manel Armengol de la Llicenciatura de Comunicació Audiovisual de la Facultat de Ciències de la Comuniació de la UAB que va organitzar-se per ajudar a la difusió i reconeixement de la seva obra.

[2] Arias, Minipunk. 20 días desinformado. Medium. 2016-04-24

[3] Café amb llet

[4] Lutz, Ashley. These 6 Corporations Control 90% Of The Media In America. Business Insider. 2012-06-14

[5] Infográfico sobre quién es el dueño de los productos de alimentación,

[6] Blanchar, Clara - Pellicer, Lluis. El socavón del Carmel supuso un sobrecoste de 78 millones de euros. El País. 2015-01-25

[7] Armengol, Manel. Foto de la manifestación en Barcelona de 1976 para pedir la libertad de los presos políticos.

25

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Gila

¿Es el enemigo?

Que grande era Gila, un precursor de lo que sería ahora el Club de la Comedia. El solito, en el escenario contando sus historias y haciendo reír al público. Uno de los trucos recurrentes de Gila era el de la llamada telefónica al enemigo, dónde a través de situaciones absurdas y esperpénticas nos transportaba fuera de nuestra zona de confort y nos dejaba caer sobre un campo minado de cápsulas de humor diseñadas casi milimétricamente.

¿Vuelven los portales verticales?

¿Vuelven los portales verticales?

Hace pocos días, después de una reunión para decidir que ERP vamos a utilizar, nos relajamos todos y nos pusimos a contar batallitas de abuelos. Entre esas batallas hablamos de lo que antes se conocía como portales verticales. Un espacio web donde agrupar a personas respecto a una temática. Y mirando de recordar alguno que actualmente funcionara, no queda ninguno.

Black Mass

O lo hacemos nosotros o lo hacen ellos

Acabo de leer un post de Pere Rosales en Medium sobre la innovación disrruptiva a través de las personas. No voy a entrar a discutir si la solución que plantea es la mejor y si hay que ir todo como locos a la disrupción orgánica o no, hay más días que longanizas para hablar del tema y por otra parte, tampoco conozco al autor para ponerme en modo divino y comenzar a buscar fallos como un desesperado en su argumentación.