Enviado por Jose el Mar, 09/09/2014 - 11:11
Mercè Molist y su experimento en periodismo
Marketing | Información |  Martes 9 Septiembre 2014

Estamos de acuerdo, los grandes medios de difusión no están cumpliendo con la misión fundamental que tienen en toda democracia. Algunos obvian informaciones, otros las tergiversan, y la mayoría son simples centros de opinión que intentan colocar un producto determinado a la mayoría de población al menor coste posible. Esto significa profesionales poco preparados y mal pagados, muchas noticias firmadas por redacción, y demasiadas notas de prensa interesadas. Las personas que consumimos prensa nos hemos dado cuenta de ello, y si queremos estar informado, hemos de diversificar tanto nuestras fuentes que resulta una tarea titánica el estar al día sobre los temas que nos interesan. Ciertamente, esta parte es culpa suya.

La segunda parte del problema somos nosotros. Hemos optado por dar la espalda al poco periodismo que se hacía en este país. Como no tenemos ni idea de inglés, confundimos Free con gratis en vez de libre, y pasamos el slogan de Information wants to be free por el forro de los caprichos. La consecuencia es que pocos medios pueden permitirse periodistas medianamente serios que investiguen sobre temas que conozcan, y como al final, por mucha prensa y por mucha información, todos tenemos una cuenta de resultados, y los que no, una hipoteca a final de mes.

Así que los buenos periodistas, especialistas en su área, se ven abocados al mundo freelance, cogiendo trabajos de aquí y de allá, teniendo que soportar que las personas no valoren su trabajo porque ellos ya leen el blog de pepito que le mantiene informado. Confundir periodismo ciudadano con periodismo es un error de concepto grave, e insistimos reiteradamente el cometerlo. Pero las personas que buscan algo más que unos cuantos párrafos contando como se prepara la sopa de cebolla queremos algo más, y no creo que sea yo el único, y si los medios clásicos no lo aportan y la blogosfera es una absoluta broma para analizar la complejidad del mundo real, nos queda una esperanza.

Mercè Molist ha planteado un experimento, se ofrece a cubrir un congreso de seguridad informática y comunicar lo que vea y aprenda en su blog. Para ello pide una colaboración para poderse pagar los gastos de desplazamiento, hotel, comida, etc… Es una oportunidad de oro para comprobar si después de quejarnos por la falta de información, los interesados en temas de seguridad van a ayudar a que una de las mejores periodistas sobre estos temas, pueda ir e informar al resto de gente. Puede que haya un gran porcentaje de personas que digan que pasan de pagar, que la información quiere ser gratis -de nuevo confundiendo el significado de Free-, pero del mismo modo que ellos no trabajan gratis, Mercè dudo que también lo haga. Así que si estas buenas gentes, que valoran su esfuerzo pero no aprecian el ajeno, se vuelven a quejar del nivel periodístico y no han colaborado a que una experta cubra el evento, lo que deberíamos todos es señalarlos con el dedo y llamarles en voz alta fariseos.

Por otra parte, no es la primera periodista que se ha lanzado a esta aventura, sino recuerdo mal Jordi Pérez también ha usado este sistema de crowfunding para cubrir eventos alrededor del mundo, y no se si le ha ido los suficientemente bien como para vivir de ello, pero ahí sigue. En el mundo anglosajón, que nos llevan décadas en el dominio del inglés, hay varios proyectos para financiar reportajes sobre temas determinados, y si te interesa un noticia en concreto puedes aportar tu granito de arena. Uno de ellos es Beacon Reader y otro también que tiene pinta de ser interesante es el sistema de The Guardian.

Pero creo que este es un camino que se tiene que explorar a fondo. Soy consciente que un solo periodista quizás no pueda atraer masa suficiente para mantener una plataforma, pero si se crea un grupo lo suficientemente numeroso, quizás si que se pueda usar un sistema de micropagos para acceder a las noticias. El importe podría ser más reducido porque se elimina estructura y costes de papel, pero no conozco muy a fondo este mundo como para lanzarme a postular sobre precios, costes y reparto de beneficios entre periodistas.

En resumen, espero que esos llamados hackers, y sobretodo los curiosos como yo, ayudemos a los profesionales para que nos mantengan informados, abriendo una nueva puerta a lo que toda democracia necesita, y necesita incluso más que partidos políticos, una prensa libre.

Por cierto, y me acabo de dar cuenta ahora, una vez que escribo el artículo y veo un texto que más o menos dice lo que yo quería decir antes de empezar a escribir. Si alguien sabe quién es el autor que me lo diga que lo cito, y os dejo el enlace para que lo leáis.

P.D. Ya he descubierto el autor, Francisco Alonso, y lo podéis seguir en twitter.

4

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Información y ética

Información y ética

Soy un firme partidario de eliminar la carrera de periodismo, no le veo mucha utilidad -y se que hablo desde la mas absoluta ignorancia. Pero cuando uno puede estar en deportes y luego pasar a economia me pregunto porque no pasan a ser abogados porque en el fondo, se trata tambien de escribir

An Honest Liar

La felicidad

Todos quieren ser felices, yo incluido, pero tras muchos años de darle vueltas sobre lo que significa ser feliz y tras toneladas de aspirinas por buscarle tres pies al gato creo que ser feliz no es algo que se busque, es algo que aparece, te cubre de sensaciones maravillosas y un buen día, sin saber porqué, desaparece. No es definitivamente un sentimiento al que debamos prestar demasiada atención, o como mínimo invertir todas nuestras energías.

Energía

Energía, pasado, presente y futuro

En el pasado podcast de anorta hablamos de la energía como un debate entre Toni Lasierra y un servidor. Fue un experimento de tertulia más o menos profunda sobre un tema que creíamos de actualidad. Este post es más una reflexión a toro pasado de lo que se comentó en ese programa.

Queda claro que cualquier trabajo necesita energía, arar un campo, levantar un muro o el hecho de digerir una manzana necesita un aporte de energía.