Enviado por Jose el Dom, 19/08/2007 - 19:44
Veracidad y credibilidad

Veracidad y credibilidad

por Jose Salgado
Marketing | Información |  Domingo 19 Agosto 2007

En esto de la web 2.0 se ha puesto muy de moda, de hecho, extraordinariamente de moda, lo que se llama USG (User Generated Content). Bajo este prisma, son los usuarios los que aportan contenido al sistema. Es algo que puede parecer estupendo que las experiencia y conocimientos de la gente enriquezcan el sistema. El problema de estos sistemas es que cuando realmente buscamos información y no pasar el tiempo leyendo blogs sobre las anécdotas personales de cada uno, ¿que credibilidad y que veracidad otorgamos a esa información?Si nos basamos en la Wikipedia, el modelo por excelencia, cualquiera con un e-mail puede entrar y elaborar, modificar y alterar contenido. Es la democracia llevada al la información. El problema es que dos más dos son cuatro y por mucho que diez millones de internautas decidan que es cinco, seguirá siendo cuatro. Problema: si yo soy uno de los que no tengo ni idea y consulto wikipedia, aceptaré que dos más dos sean cinco.

Y esta es una de mis dudas más importantes, ¿que credibilidad le damos a la información?. ¿Algo es más cierto por aparecer en el Scientific American o no es necesario?. Se supone que los controles de esta revista son bastante más estrictos y no están sometidos a la democracia de la estupidez, por lo que debería de ser más fiable (y os aseguro que les han colado goles bastante grandes). Entonces, ¿porque nos tendríamos que fiar de wikipedia?, de entrada, cualquiera puede hacer lo que quiera y la veracidad y parcialidad de la información sólo se sustenta por el concepto de que muchos ojos vigilan en contenido. La democracia de la información.

No hace mucho tiempo, un amigo me comentó que internet no había democratizado la información, había democratizado la estupidez. Y por muy mal que me sepa, cada vez estoy más conforme con esta afirmación. Se ha confundido la democracia como la panacea de todo, y no tiene porqué ser así. Ciertamente, como modelo de gobierno es de los mejores que podemos tener, pero como modelo de gestión de la información no tiene porqué ser cierto. En la información o búsqueda de la verdad no es algo que se pueda basar en lo que vote la mayoría, por mucho que nos empeñemos. Si esto fuera así, y dado el número de conspiranoicos que hay en el mundo, a Kennedy lo mató la CIA, Hitler vive retirado en el sur de España y el cambio climático por intervención del hombre está demostrado.

Sino fuéramos tan vagos y tan dados a buscar ídolos de barro que nos den respuestas, yo no vería nada mal estos nuevos modelos de información. El problema es que no tenemos espíritu crítico ni el impulso vital de conocer la verdad, así que nos conformamos con lo primero que vemos. Y como suele ser habitual, cualquier fuente de información está sesgada de una forma u otra. Los medios tradicionales por sus accionistas e internet por la gente que no tiene nada mejor que hacer y se dedica a pontificar sobre lo que es verdad y lo que no. En cualquiera de los casos, acabamos totalmente desinformados sino buscamos una segunda o tercera fuente de información.

Siguiendo con los USG, también tenemos los sistemas DIGG donde los miembros de una comunidad no sólo votan las noticias más importantes sino que las aportan al sistema. Gracias a esto se puede ver que noticias son las que más interesan a los usuarios. Estos sistemas también tienen sus fallos o sus ventajas. De hecho yo veo más ventajas que inconvenientes siempre y cuando se dejara explicitado que segmento de población representa, sino te puedes llevar más de una sorpresa. Si en la web de, por ejemplo, troceame la tendencia es católica, de izquierdas y amante de las mascotas, es algo que debería de dejarse claro para evitar entrar en discusiones bizantinas con el resto de miembros. Simplemente ves cual es la tendencia, y sino te gusta, te vas a otro lado para que no te menten la madre más de lo necesario.

No se cual debería ser la deprimente conclusión de esto. Yo creo que es necesario un equipo de supervisores para filtrar la información y eliminar contenidos que ellos crean que no sean necesarios, ajustados a la verdad o tendenciosos, pero del mismo modo creo que la interactuación es importante. Creo que ya se está empezando a trabajar con este método, un grupo de editores escogen el grupo de noticias, los usuarios las pueden clasificar y comentar e incluso añadir algunas más, y los editores, están atentos para cortar de raiz cualquier comentario fuera de lugar, moderar y borrar (si, a veces hay que borrar a gente del sistema).

Y como colofón, es importante darse cuenta que esto de la participación es un dato que está muy mal interpretado: usualmente participa un 20% de la comunidad, y sólo un 2% participa de modo significativo (es decir, aporta contenido de calidad). Si a esto le añadimos la excesiva capacidad migratoria que existe en internet, mantener un flujo constantes de información de calidad es algo realmente difícil, a no ser que se pague por ello.

Al final, ¿que modelo triunfará? El tiempo lo dirá, o mejor dicho, nosotros mismos lo diremos. Supongo que sobrevivirán los tres, estilo periódico, estilo USG puro y estilo mixto. Mi esperanza, es que nunca nos conformemos con sólo una fuente.

5

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Moleste las disculpas

Moleste las disculpas

Oferta especial, oportunidad única, descuento especial, son frases que veo en más de una ocasión cuando me da por explorar la carpeta de spam de mi buzón.

Que es mejor, estar desinformado o no estar informado

Que es mejor, estar desinformado o no estar informado

Ayer fue Sant Jordi, un día bastante especial en Cataluña y dónde por razones que me parecen de lo más peregrino, nos dedicamos a regalarnos libros y rosas.

Es que ha cambiado el modelo

Es que ha cambiado el modelo

Esta frase esta de moda, da igual que estes hablando de la metafisica de Kant como del precio de las alcachofas, siempre aparece el hipster de turno soltando la frase de marras: es que el modelo ha cambiado.