Enviado por Jose el Mié, 12/01/2005 - 12:40
¿Todo se reduce a la cuenta de resultados?
Dirección | Servicios profesionales |  Miércoles 12 Enero 2005

Últimamente parece que todo se reduce a aumentar beneficios, todo es lícito para conseguir que esa fantástica hoja excel, biblia y sancta sanctorum de los ejecutivos, marque un incremento de beneficios. Las grandes multinacionales contratan a directivos que venden su alma, pero la venden muy bien a juzgar por sus sueldos e indemnizaciones, para que el lema de todo vale, haga furor entre los despachos de los directivos con ansias de poder. 

La pregunta del millón es si esta corriente va a seguir manteniéndose, porque seamos realistas, todos estos tejemanejes de las empresas para insistir en que son muy progresistas, respetan el medio ambiente y que antes de masacrar los derechos de cualquier ser humano que se les ponga por delante suelen pedirles, primero permiso, y luego, perdón.

La primera deria fue eso de centrarse en el core business de la empresa. La idea básica es que si tu fabricas alfombras, no tienes, y ni puedes saber, de como venderlas o como atender al cliente y demás tonterías... cosa que le vino de perlas a las consultoras y las ETT que florecieron bajo este lema. Los primeros en caer fueron los más débiles, los que no aportaban beneficios tangibles a la cadena la producción... la atención al cliente.

Los de atención al cliente han tenido que aguantar estoicamente como se externalizaban sus puestos hacia empresa de dudosa calidad, y que la labor que ellos hacían y por la cual ponían siempre la cara por la empresa, a pesar que más de una vez habían tenido que morderse la lengua gracias los clientes irritados por las prácticas extrañas la empresa, ahora estaba en manos de imberbes que simplemente han de contestar llamadas, no solucionar problemas, ya que ahora se les paga por eso, no por solucionar llamadas.

Aquel sitio donde uno llamaba para que le escucharan y le solucionaran el problema con el producto X ha pasado a ser un muro donde cientos y miles de cliente se estrellan ante la ineptitud de los nuevos operadores. Ojo, no es culpa de los trabajadores, sino de las empresas, una por creerse eso del core business y la otra por gastar menos en formación de sus empleados que el sastre de Tarzán. En todo caso, todos los que hemos visto esa transición sabíamos que esto no era bueno, que quizás el departamento de atención al cliente no aportaba de una forma clara (clara a los ojos del excel) un beneficio, pero como siempre suele ocurrir, hasta que una consultora que cobra unos 500 € por hora le ha dado por publicar sus estudios para que se empezaran a dar cuenta de la magnitud de la tragedia.

Pero da igual, las empresas siguen como locas en esto de recortar gastos como locas. No porque no tengan beneficios, sino porque quieren más... no se para que, pero quieren más y más.. Por eso, creo que es de recibo aplaudir la medida que ha tomado la Generalitat de Catalunya sobre el cierre de la fábrica de Philips, ¿no quieren jugar duro?, pues que jueguen duro. Es un estupendo papel el que esta desarrollando este gobierno en este caso.

No se si será algo pasajero, máxime si las empresas siguen con sus políticas oscurantistas evitando que la gran mayoría de la gente, incluido sus accionistas (sobretodo los minoritarios) sepan lo que realmente se está cociendo en los despachos.

Triste futuro nos espera si las cosas no cambian, porque si todo se externaliza, y por lógica se lleva a países con dudosa reputación de respeto de derechos humanos, al final... ¿quién sostendrá la economía del país? 

 Quien sepa contestarme y darme esperanza para ver la salida a este absurdo en lo que se ha convertido las finanzas y ser empresario a día de hoy, que sepa que me hará un estupendo favor.

7

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

No siempre querer es poder, pero ayuda

No siempre querer es poder, pero ayuda

Hoy me me he leido un post de Paula Mariani sobre el factor personal que puede marcar la diferencia en algun producto o servicio.

Roge

May the force was with you

Gente que como bien dice el refrán, más vale caer en gracia que ser gracioso, y por motivos que a todos se nos escapan son capaces de meterse en todo tipo de líos, proyectos y avisperos y salir indemnes del envite y para colmo, sin despeinarse lo más mínimo, como un James Bond pero sin Monny Penny.

Tu no lo sabes, pero me quieres mucho

Tu no lo sabes, pero me quieres mucho

Los límites de riqueza que uno puede acumular no están en el mercado sino en la percepción que tiene la sociedad de tu riqueza.