Enviado por Jose el Mié, 07/04/2021 - 17:00
19 días 21 horas 33 minutos 29 segundos
Dirección, Legal, Marketing | Servicios profesionales |  Miércoles, Abril 7, 2021 - 17:00

Es el tiempo que quedaba cuando empecé a escribir este artículo, y es una constatación de cuando te apasiona lo que estás haciendo, el tiempo vuela, y todavía vuela más rápido cuando has de coordinar personas de distintos países, culturas y huso horario.

Dentro de 19 días (o menos en función de cuando leas esto) el proyecto de la semana virtual en el mundo legal, que no es el nombre oficial pero es mi traducción de la Pragma Virtual Week[1], estará mas cerca de abrir sus puertas en esta segunda edición.

La primera fue forzada por las circunstancias, el virus nos pilló a todos con el pie cambiado y nos tocó adaptarnos, aprender nuevas formas de comunicarse, y sobretodo, comunicar estas nuevas formas a toda la red de abogados, y llegado el momento, cruzar los dedos cuando el contador llegó a cero.

En esta ocasión vamos más preparados, hemos aprendido en el viaje y navegamos sobre un mar lleno de posibilidades. El mundo avanza y el sector legal avanza con él. Como las oficinas van a cambiar no solo como los empleados se relacionan entre sí, sino entre arrendatarios y arrendadores. Hemos aprendido palabras que no conocíamos y que ahora manejamos con soltura como force majeur y rebus sic stantibus, hemos de aprender a renegociar para que las situaciones permitan maximizar los beneficios a ambas partes cambiando estructuras ya firmadas para reemplazarlas por otras nuevas.

Sin duda, otra de las estrellas es la propiedad intelectual en el mundo de las farmacéuticas. Se han invertido millones en desarrollarlas, tanto de fuentes privadas como públicas, ¿como se gestiona ese conocimiento?, ¿como proteger la inversión de todos para, de nuevo, ayudara a todos?. Retos del mundo legal y farmacéutico, y sobretodo, un reto ético para todos los implicados.

Hace ya un año que el Reino Unido quiso caminar por su cuenta, y hemos empezado a notar los efectos de esta decisión. Algunas son ventajas, otras son inconvenientes, pero de nuevo, hemos de aprender a vivir con nuevas normas que nos afectan a todos aunque sigamos sin ser conscientes de lo interrelacionados que estamos todos en este mundo moderno.

Y por último, teníamos que poner nuestro granito de arena en como aplicar las técnicas y el conocimiento del marketing, no solo a los despachos de abogados, sino a los mismos que hacen de esta profesión unas de las más interesantes para los años que nos vienen.

En resumen, si estáis en el mundo legal o os interesa conocer que se cuece en las reuniones de abogados, dejad de ver series y aprovechar la oportunidad para conocer como lo que se decide ahora, define lo que ocurrirá mañana. Hemos conseguido reunir no solo abogados, sino actores implicados en cada área y de todos los rincones del mundo para que actualicen nuestros conocimientos en el razonable plazo de una hora por tema.

Ahora publicaré este post y me pondré a preparar el libro que daremos a todos los que se apunten. Una colección de artículos que son de lectura obligada tanto para abogados como para personas interesadas en los negocios.

Película[2]



[1] Pragma Virtual Week 2021

[2]Pretend it’s a city

6 0 1 semana 3 días

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

On The Waterfront

Pudo ser bonito

Cuando escuché por primera vez el término de economía colaborativa y todo el resto de derivados no puedo negar que me emocioné. Gracias a la tecnología y al desinterés de muchas personas podíamos dar un paso adelante para reciclar, recuperar y las dos erres más que ni me acuerdo que significan.

Marca Personal

Marca Personal

A pasos agigantados nos adentramos en una sociedad que Daniel H. Pink denomino Free Agent Nation. Cada vez mas profesionales de gran nivel estan siendo despedidos o se cansan de responder a una estructura jerarquica y muy estatica y se lanzan en el proceloso mundo de emprender.

De bits y células

De bits y células

Ni intranets, ni mensajería corporativa, ni email ni ninguna de las tecnologías sirven para nada, sino hay voluntad de poner en valor lo que nos diferencia de un algoritmo