Enviado por Jose el Mar, 10/05/2016 - 12:12
Si pagas cacahuetes sólo contratarás monos
RRHH | Gestión de Empresas |  Martes 10 Mayo 2016

Estoy escuchando una entrevista a un directivo que afirma sin ruborizarse que en España falta talento, que no tenemos profesionales preparados. Más allá de ir a darle dos bofetadas, una por mejilla, lo que me ha sulfurado hasta límites casi indecentes han sido un par de sentencias que ha soltado sin que ninguno de los periodistas tuviera los más mínimos reflejos para contestarle y mostrarle sus contradicciones.

  1. Las empresas no encuentran talento y por eso contratan los profesionales en latinoamérica.
  2. No es un problema de dinero, sino que realmente no tenemos personas preparadas.

Con estas dos frases en la memoria, el interfecto se descuelga con la siguiente afirmación.

  • Si, en Berlín buscan profesionales en España porque son más económicos y por eso muchos se marchan de España.

Aquí mi sentido de la lógica implosionó causándome un derrame del cortado por encima de la corbata nueva. Vamos a ver, los oriundos no encuentran trabajo pero vienen de fuera y se los llevan, ¿alguien me puede explicar entonces como se sustenta la lógica de que no hay profesionales? A mi me da en la nariz que es una cuestión de salarios, que pagan poco y por eso la gente no se apunta a estas ofertas que piden cinco idiomas, cuatro lenguajes de programación, tres masters y todo por un salario tan estupendo de becario que con suerte, llega a los dos donuts y en función de rendimiento, la posibilidad de mojarlo en un vaso de leche.

Estos temas a mi me sacan de quicio porque es el sector donde yo mismo estoy, porque he visto de todo desde que empezó lo del tema de las tecnologías y que a pesar de tener un background solido y con logros demostrables, ni Dios se ha dignado a realizarme una entrevista para ver si me contrataban, y mira que he llegado a enviar currículums hasta a mi madre para ver si podía hacer de becario fregándole el suelo, pero ni por esas.

Con lo que dejar ya de culpar a otros de vuestros propios defectos. Hay profesionales, están aquí, y yo conozco a unos cuantos con tanto nivel como los que contratáis de otros lugares, y de hecho, más de uno ha cogido la maleta y se ha marchado a otros países porque tienen dignidad y se niegan a solucionar problemas de dos millone de euros a cambio de doscientos euros por cincuenta horas a la semana.

No niego que podríamos estar mejor y tener más, que no mejores, profesionales en todas las áreas -esta manía por lo técnico es preocupante- pero del mismo modo se tendría que poner el valor el tiempo, el dinero y el esfuerzo que todas estas personas han dedicado para ser excelentes. Hablamos de la formación, reglada o no, de los problemas que han resuelto, de su capacidad de adaptarse, de ser los suficientemente inteligentes como para no dejar de aprender cada día, en resumen, una inversión que no se corresponde con las ofertas que cualquiera puede ver en Infojobs.

Por eso no soporto que gente que no se de dónde sale, que no se a que se dedica, pero que me apostaría un pie que es una estrategia de PR para salir en los medios y promocionar su empresa, se pone a soltar tonterías sin más base estadística que una muestra parcial que no representa a nadie más que a una grupo de personas que el mismo controla, maneja y que nadie puede contrastar.

Pero no voy a negar que lo ha hecho muy bien, ha loado lo que suponía que tenía que hacer, ha destacado que somos la pera limonera y que ellos -sin saber exactamente quienes son ellos- han hecho lo que tenían que hacer pero hay otros que son muy malos que no hacen su trabajo. Me haría ilusión saber quién es quién, porque soltar este tipo de frases sin acabar de señalar con el dedo me parece un poco de cobardes.

Y ya ni entro en las quejas y lamentos sobre lo difícil que lo tienen los headhunters para encontrar talento, ¿en serio?, ¿tienen problemas para encontrar talento?. Aquí hay dos opciones, o bien no distinguirían a alguien con talento aunque bailara desnudo delante suyo o bien las empresas le piden caviar a precio de palomitas.

En todo caso, e insisto, no falta talento falta la decisión de contratar a profesionales a precio de profesionales, porque si pagas cacahuetes solo atraerás monos.

Ahora que me acabo de dar una vuelta por Linkedin para ver si la gente que yo creo que es una excelente profesional realmente lo es y no me ha dado un arrebato arribista de amistad, me acabo de dar cuenta de un pequeño detalle, son todos seniors. Curiosamente estas personas son cada vez mejores cuanto más años tienen -como los vinos- porque como no dejan de aprender siempre mejoran.

A ver si va a ser cuestión de edad y que no quieren contratar a nadie de más de cuarenta años porque no son hipsters… pues va a ser que toda esta tontería es una simple cuestión de fecha de nacimiento, no es que falte talento, es que hay conocimientos que no son innatos y necesitan tiempo para madurar, y claro, una persona que peina canas, tiene sentido común, inteligencia y que ha vivido más batallas que muchos managers no es cool ni moderno.

Como dijo Mafalda, esto es empezose del acabose.

14

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Sin Confianza

Sin confianza no hay futuro

Emprender es duro, no se si todos somos conscientes de lo que implica después de leer las maravillas que se van contando por ahí.

¿Qué es un cliente?

¿Qué es un cliente?

Hoy me he levantado más contento que un San Luis. Con esta idea he estado casi toda la mañana haciendo mi rutina diaria de los lunes, hasta que me ha dado por ponerme trascendente y me he puesto a reflexionar sobre que demonios es un San Luis. Luego, al no encontrar ninguna explicación razonable me puse a pensar en la expresión Más miedo que trece viejas, a la cual tampoco le encontré ninguna lógica. Pensando y pensando, he acabado en la pregunta que encabeza el título de este post, ¿que es un cliente?

Tipos de clientes

Abogado, es que yo pensaba de que...

Abogado, es que yo pensaba de que...

Todos tenemos un mapa mental sobre como funciona el mundo, pero que lo tengamos no implica que lo usemos, y lo que es más interesante, el tenerlo y usarlo no significa que tengamos razón.