Enviado por Jose el
La capacidad de concentración
Dirección, RRHH | Gestión de Empresas | 

¿Os ha ocurrido ir a una reunión y que por esas extrañas casualidades de la vida, tenga sentido? Quiero decir, que esté convocada con tiempo, con un tema abordable, con un uso razonable del horario, limitada a un número manejable de personas, que afecte a tu ámbito laboral y no sea por añadir más gente, que tenga una agenda con temas claros, que esté detalladas las responsabilidades de cada persona, que el objetivo esté claro para todos, y que incluso así, sea un desastre de reunión.

Si os ha ocurrido, intentar recordar la reunión, que detalles veíais que no os cuadraba con el momento espacio temporal de sacar de su despacho a seis personas y colocarlas juntas en un mismo lugar. ¿Lo veis?, ¿Notáis que es lo que está ocurriendo?

Exactamente, somos incapaces de estar centrados en lo que tenemos entre mano, la capacidad de concentración está desapareciendo 1. Están todos mirando el portátil o el table, la mayoría el móvil y los que quedan, haciendo dibujos de gatos en una hoja de papel esperando a que sea su turno para soltar su discurso para quedar bien delante del jefe, si es que ha venido, y sino cantar para sus adentros el último éxito de la musica actual.

El resultado es que nadie ha escuchado, el único aprovechamiento real de ese tiempo ha sido para lucirse ante un superior, y el aligamiento de tareas final o queda vacío, o se asigna a la fuerza, pero en ambos casos la conclusión es que nadie acaba ejecuta su parte con lo que toca crear una nueva reunión para aclarar que es lo que ha ocurrido.

No os penséis que exagero, si por cada paramnesia de reconocimiento en muchas reuniones me dieran un euro os juro que podría vivir de rentas. Me sulfura y me enerva esta situación y ocurre por la falta de concentración en el tema en concreto por parte de todos, pero en esta ocasión voy a señalar a los que tienen el poder de convocar reuniones y no cortar de raíz estos temas. ¿Vienes a la reunión y tu aportación no deja de ser cercana a cero y lo más parecido a lo que aportas es un anuncio de bocadillo de pan rallado?, hay que hacer algo.

Tengo mis dudas de que se puede hacer con este tipo de personas, pero si tengo claro que son un problema organizativo de tamaño importante, y son más preocupantes cuanto más alto llegan en el escalafón porque consiguen sobrevivir a todo a base de no hacer nada y ejecutar el comando pavo real en cuanto huelen a alguien con capacidad de influencia.

En serio, que a veces me entra el ataque de abuelo cebolleta que ha estado en tantas start-ups como bares ha cerrado, una época donde estábamos todos en la trinchera y teníamos no solo el conocimiento de que esa situación solo se solventaría con la participación e implicación de todos, sino que el concepto de compañerismo, de no defraudar al que está a tu lado, era tan grande que conseguían hazañas que todos daban por imposible, y tan solo por el simplemente hecho de asumir las responsabilidades propias, escuchar a los demás, aportar en vez de lucir y el honor de ser reconocido como uno más del grupo.

Pero puede que este sea uno de esos momentos que anunciaba 2 Michael Hopf.

Los tiempos difíciles forjan hombres fuertes,

los hombres fuertes crean buenos tiempos,

los buenos tiempos crean hombres débiles,

los hombres débiles crean tiempos difíciles.

La verdad es que espero que no, que en alguna aldea de la Galia perdida en este mapamundi de nuestro universo personal exista algunos irreductibles donde depositar nuestra cada vez más menguante esperanza.


  1. Así nos están robando la concentración. ↩︎

  2. (Escritor de éxito) [https://twitter.com/GMichaelHopf1] ↩︎

3.681

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo