Enviado por Jose el
Cuanto cuesta cambiar de opinión
Marketing | Gestión de Empresas | 

Existe un estudio, y como todos los estudios que son interesantes, no se donde está el enlace al estudio, que afirma que si tenemos una idea de como funciona el mundo pero resulta que es absolutamente falsa, nos es más cómodo buscar justificaciones para seguir manteniendo esa idea que el aceptar que estábamos equivocados.

Se que no tengo datos del estudio, pero visto como evolucionan las discusiones y las tertulias radiofónicas diría que es absolutamente cierto. Se presenta, no una idea, sino un dato que contradice una idea que está asentada en la mente de algún tertuliano este tertuliano es capaz de aceptar una corriente que tiene razón pero por culpa de los reptilianos que lo tienen todo controlado y corrompido, los datos van sesgados. Otra opción que también se usa es embarrar la discusión con generalizaciones y salidas de tema con tal de no tener que cambiar y aceptar la realidad que, según los datos, nos rodea.

Con lo que si aceptamos esta premisa, empieza uno a entender porqué esta obsesión con conseguir puntos de anclaje en la mente de los poténciales consumidores, y cuanto más rápido las consigas más fácil va a ser ir vertiendo y ampliando tu zona de influencia. Algo parecido a lo que son las ventanas de Overton 1.

Consiguiendo entrar en la mente de la gente, sobretodo la de los más jóvenes usando mensajes simples, rápidos y sobretodo visuales. Esta es una de las razones de las redes sociales, que han sobrevivido durante años sin dar beneficios porque la inversión era diferente -como ocurre con algunos medios clásicos- y la apuesta por mover parte de la publicidad para integrarla en apuestas audiovisuales que construyan una realidad adecuada a la idea que queramos vender.

Como decían en este documental2 la idea no es tanto publicidad sino cambiar la perspectiva global de todo un rango generacional, de forma tan específica que incluso se segmentaría por edad, región y creencias para poder adaptar el mensaje a cada contexto.

Toca ser más duro, más analítico y más honesto y estar preparado para dejar de creer en esas verdades que pensábamos inmutables y ciertas y estar abierto a que quizás, todo ha sido un gran engaño.

Lo triste es que en este viaje habremos perdido la inocencia y la fe en los medios de comunicación, un ingrediente fundamental para toda democracia libre que se precie.

7.487

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo