Enviado por Jose el Vie, 22/07/2016 - 12:12
Die Hard
Tecnología | Tecnología |  Viernes 22 Julio 2016

Llevamos un tiempo con esto de que hay que incluir la programación en el currículum educativo, famosos, influencers y gurus de medio pelo, pelo entero y alopécicos nos insisten una y otra vez que sin esta habilidad seremos unos inútiles inempleables y que nos condenarán a galeras a remar por los siglos de los siglos.

No voy a estar en contra de la utilidad de saber programar, yo mismo aprendí a programar en Basic, en código máquina, en dbase 3, en C, HTML, ASP y PHP, pero con la diferencia que lo hacía para divertirme con el ordenador, intentando ser el David[1] español que sabía de ordenadores y se ligaba a la chica. Quizás por esto también me compré un modem y empecé a tontear con las telecomunicaciones.

Lo curioso de este viaje personal es que no me he dedicado a programar y que considero la tecnología un mal necesario y si se puede evitar es mejor no usarla. Por fortuna o desgracia, no siempre podemos hacerlo y los beneficios que nos aporta son realmente demasiado altos como para que nos de un ramalazo ludita y quememos todos los CPD[2] del mundo. La parte positiva es que entiendo como piensan los ordenadores, o mejor dicho, como funcionan. Se que lógica hay detrás, que se puede llegar a hacer, como se podrían conectar, pero mi duda es que no se si esto es debido a que he programado o que he tenido la suerte de estudiar lógica en la universidad.

Si nos ponemos realmente serios y académicos, la pregunta tiene su trascendencia. ¿Hay que incluir la asignatura?, ¿a cuál le reducimos horarios?. Personalmente, y es a partir de aquí cuando me dejo llevar por la filosofía de estar por casa, creo que hay tres tipos de conocimientos, los básicos, los profesionales y los circunstanciales.

Conocimientos básicos

Supongo que son los que nos permiten estar vivos, y no solo vivos sino además con un determinado nivel de salud. En este sector deberíamos incluir la alimentación, no tanto aprender a cocinar, sino saber que tipo de alimentación deberíamos de llevar para no convertirnos en unas bolas de mantequilla o en unos seres casi translucidos. En esta misma línea, también deberíamos incluir el tema de la higiene para no comer espaguetis con las manos, saber que nos hemos de duchar, lavar los dientes, etc…

Una vez somos capaces de sobrevivir a nosotros mismos, tenemos conocimientos que son importantes para tener una convivencia, en esto podríamos incluir muchas asignaturas pero la más fundamental sería la de derechos y obligaciones, es decir, conocer la normativa que regula la convivencia de la sociedad. Saber que no puedes robar al vecino, que has de pagar impuestos o cómo funciona tu sistema político.

Conociendo estas normas, el segundo aspecto del que no se libra nadie es el financiero. Tener nociones de economía, finanzas y todo lo relacionado nos solo nos va a ser útil a la hora de pagar impuestos, sino saber que narices es un interés compuesto, que significa el PIB, que es salario bruto y neto, que porcentaje es ese que sale en la nómina que nos descuentan, ser consciente de que es el euribor, el TAE y todos estos detalles que pueden salvarnos de meternos en un jardín al firmar un crédito.

Otro aspecto que también incluiría aquí serían asignaturas que enseñaran a convivir, podemos llamarlo inteligencia emocional, empatía o como más te guste. Vivir en una sociedad no solo implica conocer las leyes sino que arrastra también la necesidad de compartir espacio con personas humanas, muchas de ellas vivas aunque no lo parezca, y tenemos que saber interactuar con ellos. Creo que aspectos de educación, urbanidad y respeto son importantes para poder interactuar con los demás y contar hasta diez cuando te encuentras con uno que merece que le extraigan los molares a base de sacudirle con un besugo en la nuca.

Conocimientos profesionales

Estos son los que necesitamos para desarrollar nuestra carrera profesional. Muchos de ellos han de venir por parte del colegio, universidad o academia. Son específicos de cada sector y no acaban de ser adquiridos nunca. Día tras día has de estar informado de lo que ocurre, con lo que en esta fase es importante tener las habilidades de buscar la información, filtrarla y procesarla para convertirla en algo útil para nuestro trabajo.

Conocimientos circunstanciales

Esta sería la sección trivial[3] o lo que dirían muchos, cultura general. Esta bien tenerla, te da perspectiva pero no es necesariamente fundamental para que sigas existiendo. Yo soy partidario de tener cuanta más mejor pero aquí no puedes obligar a nadie saberse la lista de los reyes godos -que yo no me la se- o cual que pie tiene adelantado la estatua de Cristobal Colón que hay en Barcelona.

Lo importante en este campo es que el conocimiento esté accesible para cuando lo necesitemos. Saber buscar la información, diferenciarla de la información errónea, y obtener la respuesta real y cierta a la pregunta que tenemos. Y a ser posible, fomentar lo más posible la curiosidad.

En todo este listado tengo claro que cada una de las áreas tiene unos conocimientos intrínsecos, pero la que forma que da la base a la pirámide creo que tiene unas asignaturas fundamentales para poder subiendo, y a riesgo de equivarme creo que los conocimientos fundamentales son los siguientes.

  • Lógica. Entender los conceptos básicos de esta disciplina es el primer paso.
  • Matemáticas. El mundo es una representación física de las matemáticas, y sino las entendemos dificilmente podremos entender el mundo.
  • Lenguaje. Sino somos capaces de comunicarnos, y para esto hace falta el lenguaje, no vamos a ir a ningún sitio, y lo peor, tampoco seremos capaces de comprender lo que nos dicen los otros.
  • Derecho. Un conocimiento básico del sistema legal en que te ha tocado vivir para conocer tus derechos y obligaciones y como funciona el sistema.
  • Filosofía, aunque acepto llamarlo pensamiento crítico y poner en duda todo lo que vemos, en buscar más información, en contrastar las fuentes y no quedaros con la primera respuesta. También es útil para comprehender que no siempre hay una sola forma de entender el mundo y que aunque dos posiciones estén en las antípodas una de la otra, ver que su estructura de conocimiento es sólida y válida.
  • Habilidades de búsqueda. Enseñarles a buscar las respuestas y fomentar la curiosidad.

Y no veo que la programación sea parte fundamental, con lo que personalmente yo no lo incluiría en los planes de estudio hasta pasados los diez o doce años.

[1] David Lightman, personaje principal de la película Juegos de guerra.

[2] Centro de Proceso de Datos. Es donde suele tener cientos de ordenadores todos juntitos en lugar que parece una nevera gigantesca.

[3] Trivial Pursuit. Juego de mesa basado en preguntas y respuestas.

13

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Qué ocurre cuando alguien intenta suplantar tu identidad

Qué ocurre cuando alguien intenta suplantar tu identidad

Todos hemos visto películas o documentales sobre suplantación de identidad, gente que con ingeniería social o haciendo uso de nuestra propia pereza, consigue nuestras claves y toma control de nuestra identidad digital. Es algo que asusta pero nunca pensamos que nos puede pasar a nosotros porque siempre usamos claves distintas, largas, alfanuméricas y las cambiamos cada sesenta días -y esto es una ironía-

Controla el canal y controlarás el mundo

Controla el canal y controlarás el mundo

Hace ya mucho tiempo, una de las ideas que mas me fascinaron de la distribucion Debian fue el sistema que tenia para anadir software y tener el equipo constantemente actualizado.

El emperador - Star Wars

Retorno de inversión

Dicen que los cobardes son los que consuelan a las viudas de los valientes. Es posible que la broma de tener peligro como segundo apellido o directamente llamarse Juan Sin Miedo sea un factor que permite a los que tienden a elevar su ritmo cardiaco si en vez ir al restaurante de siempre se lanzan a catar las excelencias de la cocina fusión ítalo-japonesa.