Enviado por Jose el Sáb, 12/10/2002 - 12:21
Mantener una comunidad

Mantener una comunidad

por Jose Salgado
Marketing | Servicios profesionales |  Sábado 12 Octubre 2002

A pesar de que existen multitud de programas para gestionar comunidades virtuales, muchos de ellos con unos precios que ríete tu de lo que cuesta un Ferrari Testarrosa (o como se escriba), la cuerda siempre se rompe por el mismo sitio. ¿Cómo hago que los usuarios sigan visitando la web?.

Durante casi un año llevamos manteniendo la web y hemos entablado conversaciones con otros webmasters, que al igual que nosotros, mantenían la web y los contenidos por afición más que por interés económico. En estas charlas hemos llegado a una distinción más o menos clara de los usuarios:

  • Los despistados: Usuarios que a través de buscadores o de cualquier otro enlace, llegan a la web, y más o menos la miran, pero rápidamente la olvidan. La olvidan porque el contenido no les gusta, el diseño no les gusta, o bien, no era lo que estaban buscando.
  • Los voyeurs: Personas que visitan más o menos asiduamente la web, hacen crecer las estadísticas, pero no participan y ni siquiera pulsan en los banners para aumentar tus ratios con las empresas que tienes contratado el intercambio.
  • Las estrellas fugaces: Son tipos de gente bastante curiosos, porque llegan, más o menos se ven bien acogidos y sus comentarios publicados, y les da por escribir y colaborar como posesos. Lamentablemente, como cualquier estrella fugaz, llega un punto que se agotan y desaparecen en el limbo de los justos –probablemente para aparecer en otra web.
  • Los fieles: Personas comprometidas con el desarrollo de la web, que aportan contenido, ayudan al webmaster a la gestión y fidelización de los visitantes y que son realmente rara avis en estos mundos.
  • Y por último, el sobrao. El que sin haber pegado un palo al agua, sin haber intentando mantener un website y sin saber nada, te fusila a críticas de cómo debería ser la web según sus criterios, inequívocos e infalibles. Lo curioso de esta gente, es que a parte de ser webmasters frustrados, no suelen colaborar más allá de las críticas.

Lamentablemente, el grupo más importante, el de los fieles, es muy escaso, y quitando el resto de grupos, solamente se puede sacar partido a los Voyeurs – extiéndase sacar partido por hacer que participen.

Para mantener y captar usuarios, hay cientos de herramientas, y los que tenemos la suerte de mantener una web en un servidor con posibles, solemos implementarlas: foros, chats, noticias, encuestas, BD de cine, comentarios, enlaces, descargas, y un largo etc... (aquí es cuando me compadezco y admiro los que mantienen la web sin ningún tipo de programación).

 Para poder empezar a montar una comunidad, lo primero es armarse de paciencia e intentar tener un estructura técnica sólida y que no de fallos tontos, que suelen ser bastante molestos (página no encontrada, links rotos, etc...).

 La segunda característica es tener un contenido bien trabajado, original y que este bien orientado al tipo de usuario que uno busca. En nuestro caso, la web es de cine, pero de cine sin pretensiones, para reírse, por lo que los contenidos no pueden ser muy sesudos y analíticos, si no que han de ser más llanos y asequibles y que reflejen las conversaciones que se producen a la salida del cine – ese estilo tan depurado de “me ha molao”

8

Al día en cinco minutos

Resumen diario de los periódicos más influyentes del mundo

También te podría interesar

Mercè Molist y su experimento en periodismo

Mercè Molist y su experimento en periodismo

Estamos de acuerdo, los grandes medios de difusión no están cumpliendo con la misión fundamental que tienen en toda democracia. Algunos obvian informaciones, otros las tergiversan, y la mayoría son simples centros de opinión que intentan colocar un producto determinado a la mayoría de población al menor coste posible. Esto significa profesionales poco preparados y mal pagados, muchas noticias firmadas por redacción, y demasiadas notas de prensa interesadas.

The Queen

La mujer del César

Ya sabéis lo que dicen, la mujer del César no solo ha de ser honesta sino además, parecerlo. Siguiendo este principio y haciendo uso de este espacio que me pago de mi bolsillo, he visto como una sospecha que ya intuía media España se ha cumplido, la infanta no solo es imbécil sino que ahora lo justicia lo confirma. La pobre estaba tan enamorada que no es responsable de nada, a diferencia de cientos de personas que a pesar de estar tan o más enamoradas, al poner su firma en un documento se comen con patatas las consecuencias de infringir la ley.

The Nice Guys

Sensación de control

BI, Big Data, KPI, siglas que esconden datos forman parte de la tela que da forma al vestido que nos hace sentir como el emperador, todos saben que no tenemos ni idea de lo que está pasando pero nosotros, con el traje último modelo, miramos el número mágico que sale en el monitor y sonreímos, llenos de autoconfianza, y susurramos: menos mal que estoy aquí para que los planes salgan bien.